Los hijos que no tuvieron

Lorenzo Benítez, del grupo de solidaridad de la APDHA. Están igualadas por la soledad, no por sus derechos. Son repudiadas, con frecuencia con tratos vejatorios. Viven forzadas a ocultarse, castigadas por una doble moral que pervierte sus libertades más básicas. Amar, tener relaciones sexuales y quedarse embarazada, llegado el caso, no son delitos, pero el artículo 490 del Código Penal marroquí y la Mudawana (Código de Familia) persisten en condenarlo.201432_514534901896698_1258896908_o Este es el contexto del proyecto Madres Invisibles. Las mujeres embarazadas fuera del matrimonio en Marruecos, salvo las que pueden pagar un aborto, tienen que elegir entre opciones opresivas: casarse, en caso de que el hombre quiera; abortar de forma clandestina, en condiciones muy peligrosas; abandonar al bebé, dándolo en adopción o dejándolo en un hospicio, a veces en la calle; o ser madre soltera y asumir que estás sola.
En Marruecos son temas tabúes, aunque en los últimos años se han logrado pequeños avances. En Europa desmonta estereotipos sobre las mujeres musulmanas. Porque en Marruecos, como en otros países islámicos, se ama, se folla y se tienen muchos hijos ‘naturales’. Diversas ongs estiman que hay unos 30.000 embarazos fuera del matrimonio al año. Ellas lo hacen como los hombres, al margen de la ley y la moral religiosa, con escasa educación sexual y salud reproductiva, pero si metes la pata una sola vez, estás jodida. Así se expresa Hafida, de 29 años, protagonista de Madres Invisibles. Hace tres años ocultó su embarazo a todo el mundo en El Jadida y Casablanca y empezó una nueva vida en Tánger. Ha sido muy duro, pero gracias a la asociación 100% Mamás se ha reconstruido. En este camino ha sido fundamental el apoyo de colectivos como el grupo de mujeres de APDHA. Hafida tiene un hijo maravilloso y está feliz de no haber abortado, aunque lo intentó durante el embarazo. Hoy es educadora de prevención de enfermedades sexuales en institutos, fábricas y hasta prostíbulos. Quiere retomar el contacto con su familia. Un viaje pendiente en el que vamos a acompañarla.
¿Hijos naturales? El idioma español sigue siendo anacrónico. Como si los hijos de un matrimonio civil o religioso no fueran naturales. En la tradición católica española eran los llamados hijos ilegítimos o ilegales. La madre inventaba el nombre del padre o podía usar los apellidos maternos en sentido inverso para no identificar a un hijo fuera del matrimonio. En Marruecos actualmente existe un listado de apellidos bastardos. Los niños son señalados para toda la vida. Quedan excluidos del linaje y tendrán menos oportunidades. Son los niños de la deshonra; los críos que existen pero que ellos nunca tuvieron, oficialmente. Sin embargo, no todos los hombres marroquíes reaccionan igual ante esta realidad. Hay personajes masculinos importantes en Madres Invisibles que apoyan a Hafida y a 100% Mamás, asociación dirigida por Claire Trichot, la fundadora del colectivo. El espíritu de Madres Invisibles es superar los clichés sobre esos roles masculinos y femeninos en Marruecos. Queremos llegar a un público diverso, y joven, de ahí la propuesta de combinar el cine documental con las ilustraciones o los cuentos y las canciones infantiles. Podéis encontrar más detalles en el enlace adjunto. Ojalá que te identifiques con su lucha y te sumes al proyecto. Tanta soledad, la de ellas, reclama nuestro respaldo. Y hacerlas visibles.
Por favor, pincha aquí para participar en el rodaje de Madres Invisibles
http://www.verkami.com/projects/8338-rodaje-de-madres-invisibles

Anuncios

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s