ONU acusa a gobierno Sirio y a rebeldes de crímenes de guerra

 Paulo Pinheiro, presidente Comisión Investigadora Independiente para Siria


Paulo Pinheiro, presidente Comisión Investigadora Independiente para Siria

La ONU acusa tanto al gobierno de Siria como a los rebeldes de estar cometiendo crímenes de guerra y contra la humanidad. Es el resultado de los trabajos de una Comisión para investigar en Siria nombrada por el Consejo de Derechos Humanos en agosto de 2011 (no confundir con la nombrada por el Secretario General de la ONU para verificar el uso de armas químicas).
Esta Comisión desarrolló sus trabajos desde el 15 de mayo al 15 de julio pasados, y entregará sus conclusiones al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en las sesiones del mismo que se están celebrando estos días en Ginebra.
“El conflicto se halla en punto muerto, con las dos partes convencidas de que una victoria militar es posible. Las masacres se perpetran con impunidad, además un número desconocido de sirios han desaparecido”, reza el informe elaborado por la Comisión basado en 258 entrevistas y otras evidencias recolectadas
“El gobierno y las fuerzas que lo apoyan continúan con ataques aislados contra la población, cometen asesinatos, tortura, violaciones y desapariciones forzadas como crímenes contra la humanidad”, añade el texto. También la violación es un arma de intimidación a la que recurren ampliamente las fuerzas gubernamentales “para aterrorizar y castigar a mujeres, hombres y niños a los que se considera afiliados a la oposición”.
Sin embargo, también las fuerzas contra el régimen se mantienen en lucha constante cometiendo crímenes de lesa humanidad. Según el Informe, la tortura en el bando rebelde ha ido en aumento gracias a la impunidad con la que operan en sus bastiones las milicias rebeldes, en muchas instancias afiliadas libremente al Ejército Libre Sirio, el interlocutor que Occidente considera legítimo
El Presidente de esta Comisión de Derechos Humanos, el brasileño Paulo Pinheiro, señaló ayer en Ginebra que el conflicto en Siria ha dado “un giro peligroso”, especialmente por el supuesto uso de armas químicas contra la población civil y la amenaza de una intervención militar.
“Siria es actualmente un campo de batalla, decenas de miles de personas han muerto, más de seis millones de sirios han abandonado sus hogares, cada uno con una historia de devastación y de pérdida, comunidades enteras viven ahora en tiendas de campaña o en contenedores al otro lado de la frontera”, indicó Pinheiro al presentar el informe.
No obstante, señaló que una intervención militar en Siria no sólo intensificará el sufrimiento dentro del país sino que provocaría una conflagración mayor donde la solución política estaría fuera del alcance de la comunidad internacional.
“Hay una necesidad urgente de un cese de hostilidades y el regreso a las negociaciones, para llegar a una solución política”, dijo la Comisión que encabeza Paulo Pinheiro en un comunicado.

Página de la Comisión Internacional Independiente de Investigación sobre la República Árabe Siria, donde se puede descargar el Informe de 11 de septiembre 2013 en español:
http://www.ohchr.org/EN/HRBodies/HRC/IICISyria/Pages/IndependentInternationalCommission.aspx

Anuncios

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s