¡ACOMODAOS!

IMG_6812Pepe Pettenghi, del Ateneo Republicano de Puerto Real
Seamos sinceros, el movimiento de protesta “¡Indignaos!” fue un izquierdazo bien dirigido, pero que apenas erosionó la capa más superficial del mentón azulado del poder.
Así que ¡acomodaos! porque estáis en un país en manos de prestamistas y éstos no sueltan el bocado tan fácilmente. Acomodaos porque aquí la revolución no tendrá lugar. El único conflicto que tiene el sistema no lo plantean los sindicatos que han perdido su capacidad movilizadora, ni los jóvenes universitarios de clase media que, por machacados que estén, no parecen dispuestos a destruir el sistema sino a integrarse dignamente en él; ni siquiera las clases populares, únicas propensas al radicalismo pero narcotizadas por la telebasura que segrega la billetera de Berlusconi, el fútbol y otros anestésicos locales como el carnaval o las cofradías y su versión ultraísta del salto de la reja.
Acomodaos para asistir al espectáculo de la corrupción en todas sus variantes sin que pase nada: sobornos, concursos amañados, malversación, prevaricación, fraude a la administración, alzamiento de bienes, falsedad en documento mercantil, evasión fiscal, blanqueo de capitales… Y no, no pasa nada. Ahora en Alemania, un alto cargo ha dimitido porque lo han pillado en que copió dos capítulos de su tesis doctoral; algo así, aquí no saldría ni en la letra chica de los periódicos.
Ya lo dejó dicho aquel gran sumo sacerdote de la marrullería celtibérica: “Antes se sale de la cárcel que de pobre”.
¿Hace falta una sentencia penal en firme para empezar a asumir responsabilidades?
¿Qué pensaríamos si el árbitro de un partido fuera socio abonado de uno de los dos equipos? Acomodaos, pues, para esperar la respuesta del recién nombrado presidente del Tribunal Constitucional, el máximo árbitro.
Pero no pasa nada, acomodaos para esperar a que la mayoría democrática se traduzca en un adecuado ejercicio del poder. Porque, por ahora, se gobierna por medio de chascarrillos, tópicos de teletienda y obviedades de libro de autoayuda. Lo que es la politiquilla. Y bajo la capa de la politiquilla, el partido, capaz de defender algo y lo contrario. El partido, beneficiando a sus muchas criaturas con hambre: parientillos, amiguetes y recogepelotas. El partido como fin y no como medio.
Así que acomodaos para seguir asistiendo al debate político como el que asiste a la rivalidad entre Coca-Cola y Pepsi-Cola. Ya no nos pueden defraudar, pues no defrauda quien no genera expectativas.
Acomodaos, porque la decadencia es haber llegado hasta aquí y mirar, silbando, para otro lado.

Anuncios

Una respuesta a “¡ACOMODAOS!

  1. Verdades como puños es lo que Vd. refleja en su artículo Sr. Pettengui le felicito. es hora de denunciar todos juntos, un saludo.
    http://convocatoriacivica.es/manifiesto/

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s