¿Adónde va Egipto?

ejer egipto

Incorporamos dos artículos de opinión de interés sobre Egipto.Uno de Xosé Luis Barreiro Rivas*, “La resaca democrática en Europa”; y otro de Esther Vivas**, “¿Adónde va Egipto?”

La resaca democrática en Europa
Xosé Luis Barriero Rivas – Profesor Universidad Santiago
La Voz de Galicia – 06 de julio de 2013
Cuando Huntington escribió «La Tercera ola: la democratización a finales del siglo XX», se olvidó de decirnos que toda ola tiene su resaca -«movimiento en retroceso de las olas después que han llegado a la orilla»-, y que en ese momento es peligroso bañarse en la línea del agua. Europa está, ¡quién nos lo iba a decir!, en plena resaca de la democracia. Y, frente a la fortaleza del discurso de las libertades, la legitimidad, la participación y los procedimientos rigurosos, del que hicimos gala cuando subía la ola, caminamos ahora por arenas movedizas, incapaces de denunciar la desgracia y la agresión a las libertades que siempre van implícitas en un golpe militar, y aceptando que si el fin es bueno la legitimidad es innecesaria, y que, según los casos y circunstancias, un diputado subido a la tribuna es lo mismo que un sargento asomado a la torreta del tanque.
La Europa política está desorientada y en manos de caraduras. Y por eso no se debe decir que comete muchos errores, sino que vive y actúa en tal desorientación y relativismo moral que es imposible que demos una a derechas. Primero se levantan contra Obama y su espionaje, haciendo gala de un fariseísmo asqueroso, y luego se humillan a sus designios para avasallar al quechua bajito que no quiere obedecer. Primero predican orden y garantías jurídicas para todos, y luego responden en sus tribunales y cancillerías a los dictados del gran patrón de Guantánamo. Primero nos entusiasmamos con las masas cansadas de aguantar a Mubarak -que, parafraseando a Nixon, era «nuestro hijo de puta»-, y seis meses después nos entusiasmamos con otras masas que piden una libertad vigilada por el cartel militar más corrupto del mundo. Primero bautizamos la primavera árabe como un movimiento democratizador y ahora culminamos la obra con un golpe de Estado que convierte en dictador -¡vaya sarcasmo!- al presidente del Tribunal Constitucional.
No quiero decir que la subida de Mursi al poder fuese gloria bendita. Se trata de recordar que aquella farsa de revolución tuvo nuestro apoyo; que esta farsa de revolución también tiene nuestro apoyo; y que cualquier farsa que invoque la legitimidad revolucionaria con alguna posibilidad de éxito tendrá también nuestro ardoroso apoyo.
Si seguimos así nos convertiremos en una ciénaga política y militar al estilo americano, cuya única ley internacional es el embudo y cuya única legitimidad se llama beneficio. La democracia que exporta la Europa de hoy es como un paño de cocina, que solo sirve para limpiar manos sucias. Y, si no ganamos algo de sensibilidad moral respecto a la democracia, muy pronto habremos perdido el sentido más elemental del derecho, la dignidad y la libertad. ¡Pobre Kant, si levantara la cabeza! No tardaría ni un segundo en volver a la tumba, o en ser encerrado en cualquier manicomio.

¿Adónde va Egipto?
Esther Vivas – Periodista y activista
Diario Público – 5 julio 2013
La emblemática plaza Tahrir en El Cairo ha vuelto a ser el corazón de la protesta social en Egipto. Y un grito unánime exigiendo la renuncia del presidente Mohamed Morsi se ha impuesto. Pero la toma del poder por parte de los militares, tras cuatro días de masivas protestas en todo el país, abre una serie de interrogantes sobre el futuro de la revolución. Muchos son los que se preguntan, ¿adónde va Egipto?
El ascenso de los Hermanos Musulmanes al poder fue tan rápido como ha sido su caída. Las aspiraciones de cambio que muchos depositaron en ellos, se han visto truncadas tras un año de Gobierno. La situación no solo no ha mejorado desde entonces sino que ha ido a peor. La continuidad en la política social y económica, en relación al antiguo régimen, ha sido la tónica dominante. El arraigo social y la fuerte estructura organizativa permitieron a los Hermanos Musulmanes erigirse como la fuerza electoral dominante, pero quienes vieron en ellos y en Mohamed Morsi una alternativa, hoy los señalan como responsables de la situación de crisis.
Asimismo, su prepotencia en el poder ha agudizado el malestar social. La nueva Constitución fue aprobada de manera unilateral en el parlamento por los Hermanos Musulmanes. Y Mohamed Morsi se auto-otorgó total inmunidad como presidente. El retroceso en libertades individuales y colectivas, especialmente de las mujeres, y la persecución de periodistas críticos con el Gobierno y la Hermandad no han hecho sino añadir más leña al fuego.
Las aspiraciones emancipadoras del pueblo egipcio, en consecuencia, han tomado de nuevo las calles del país. Y el grito “Pan, libertad y justicia social”, que dio origen a la revuelta del 2011, vuelve a estar de actualidad con nuevas consignas. Amplios, y muy diversos, sectores políticos y sociales han expresado estos días su profundo malestar con las políticas gubernamentales y su oposición al proyecto neoliberal, conservador y autoritario de Morsi Y se ha visto, claramente, como unas elecciones no significan ni plena democracia y, aún menos, justicia económica.
El ejército, aliado en un primer momento con los Hermanos Musulmanes, ha tomado, de nuevo, las riendas del cambio de rumbo. Un ejército que no ha dudado en utilizar la represión contra quienes protestaban, cuando ha estado en el poder, y que cuenta con estrechos vínculos con Estados Unidos, tanto políticos como económicos (las fuerzas armadas reciben anualmente 1.300 millones de dólares del gobierno estadounidense), y controla una parte muy importante de la economía del país. Una vez más, los militares intentan hacerse con el control de la transición democrática, frenando la revolución. No hay que tener confianza alguna en el ejército. Más allá de su retórica, su objetivo no es la defensa de la revolución sino su domesticación y canalización hacia cauces inofensivos para las estructuras de poder.
Se abre ahora un período con importantes interrogantes. Y la fragmentación y la debilidad del conjunto de la izquierda social y política leal con el proceso revolucionario lastra las perspectivas de futuro. En este contexto, la férrea voluntad y el potencial de movilización del pueblo egipcio para conseguir una sociedad más equitativa y justa, como bien se ha demostrado, es la mayor esperanza para el cambio. Lo acontecido estos últimos días -masivas protestas pero con un desenlace político capitalizado por el ejército- muestra sus fortalezas y debilidades.
“Las revoluciones -como decía el filósofo francés Daniel Bensaïd- tienen su propio ritmo, marcado por aceleraciones y desaceleraciones. También tienen su propia geometría, donde la línea recta es interrumpida en bifurcaciones y giros repentinos”. Cuando muchos daban por muerta la revolución egipcia, una vez más la historia nos sorprende con volantazos cuyo destino es imprevisible.

Anuncios

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s