Lampedusa: frontera y espectáculo

lampedusa-denuncia-000-inmigrantes-comida_1_642073Filippo Celata y Xavi Ferrer*. La editorial italiana Mimesis Eterotopie ha publicado Lo Spettacolo del Confine, del sociólogo italiano Paolo Cuttitta. Según el autor, el trabajo relata cómo, ante la llegada de flujos migratorios, una frontera puede ser transformada en un teatro. ¿Les suena? Cuttitta centra su análisis en la isla italiana de Lampedusa. Uno de esos puntos del perímetro exterior de la Unión Europea hacia donde la fuerza simbólica de la inmigración ha arrastrado miles de focos mediáticos durante la última década. Basculando entre imágenes antagónicas de miedo y rechazo, y de respeto y hospitalidad, un complejo entramado de relatos periodísticos, pero también políticos y académicos, ha ido armándose en torno a la isla pelagia de Lampedusa.
El libro, en definitiva, dirige la mirada hacia uno de esos pliegues periféricos de la Unión Europea, que, como Ceuta y Melilla, en la frontera hispano-marroquí, o como el río Evros, en la frontera greco-turca, se han convertido en confines icónicos. En enclaves fronterizos “espectacularizados”, proyectados y conocidos a escala global. Lo Spettacolo del Confine aborda por tanto una realidad en absoluto ajena a la que, desde la fila cero, este periódico se ha encargado de cubrir durante largos años.
Los territorios como Lampedusa no sólo desempeñan una función material. También desempeñan una importante función simbólica. Simbolizan la potente ambigüedad que brota en las zonas fronterizas. Aúnan separación e interconexión. Son espacios de militarización, contención y devolución de inmigrantes. Pero son también, en paralelo, espacios donde emerge la solidaridad y el apoyo humanitario.
En la última década, como si de una palestra teatral se tratara, las autoridades políticas han utilizado la isla de Lampedusa como espacio de representación de una obra: la de la “emergencia” migratoria. Así sucedió, por ejemplo, en 2011, cuando las autoridades decidieron no trasladar al continente al creciente número de inmigrantes que iba llegando a la isla desde el norte de África, tras el estallido de la Primavera Árabe.
Cuttitta recuerda que, en aquel contexto, y de un modo particularmente eficaz, la consiguiente concentración de inmigrantes en la isla se utilizó para mostrar a la opinión pública y a las instituciones europeas la desproporción existente entre, por una parte, la situación de emergencia creada por los flujos, y por otra, los pocos recursos con los que las autoridades locales contaban para su gestión.
Inmigrantes y autoridades políticas y militares no son, sin embargo, los únicos protagonistas del show fronterizo lampedusiano recreado en el libro. También se analizan de forma detallada los guiones y roles de otros actores importantes. El papel de los medios de comunicación resulta clave. Cuttitta explica de qué modo éstos han convertido a Lampedusa en un gran teatro de la inmigración. Describe cómo los medios han conseguido que los flujos migratorios hayan acabado siendo percibidos por muchos como una emergencia y como una invasión –a pesar de que los inmigrantes arribados a Lampedusa (150.000 personas en diez años) sólo constituyen una pequeña parte (el 5 por ciento) de la migración irregular llegada a Italia.
Otro actor importante en el espectáculo fronterizo de la isla son, sin duda, sus habitantes. No sólo juegan un papel fundamental en lo tocante a la prestación de ayuda humanitaria y de acogida. También ejercen de testigos de primera mano de lo acaecido. Y, sobre todo, conforman una pieza clave en los engranajes de protesta. Su voz colisiona, en algunas ocasiones, con la de los inmigrantes. Grita contra ellos. En otras, su voz se une a las suyas y clama contra la incapacidad de las autoridades en el manejo de la situación.
En suma, en su revisión del “espectáculo fronterizo” interpretado sobre (y proyectado al mundo desde) la isla de Lampedusa durante la última década, sugiere algo importante. La problemática fundamental que planea en torno a la isla no estriba necesariamente en el aumento de los flujos migratorios en el Mediterráneo, sino en las insuficiencias y contradicciones de los mecanismos de gestión de dichos flujos.
Las analogías que pueden establecerse con los casos ceutí y melillense son numerosas. Son ya casi dos décadas bajo los focos fronterizos comunitarios, sobre las tablas de la gestión inmigratoria. Junto a Lampedusa, las ciudades autónomas son también espacios de espectacularización: escenarios centrales de la inmigración, grandes plazas de la construcción simbólica y funcional del perímetro de la Unión Europea
Filippo Celata Universidad La Sapienza (Roma), Xavier Ferrer Gallardo Universidad Autónoma de Barcelona
http://www.elfarodigital.es/blogs/colaboradores/122439-lampedusa-frontera-y-espectaculo.html
Publicado en el blog de la APDHA-Cádiz con autorización del autor

Anuncios

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s