14 de abril: tendiendo al sol la bandera republicana

Teatro Repu-1Lola Sanisidro* en su intervención previa a la representación de la obra “Las últimas horas de Mariana” del grupo EME Teatro, que organizaron los amigos y amigas del Ateneo Republicano de Puerto Real, expresó con claridad lo que hoy es un clamor social: “No podemos consentir en silencio, la arbitrariedad y el atropello, nuestro legado debe ser la defensa del derecho a decidir cómo y quién nos gobierna, cómo y quién  nos representa”

Ciudadanas y ciudadanos, aquí nos encontramos, abriendo la ventana al mes de abril y tendiendo al sol la bandera republicana.
Y le damos la bienvenida con un saludo que quiere ser a la vez una reflexión y un compromiso.
Feliz el abril en el que la primavera de la ciudadanía deje de ser un deseo.
Feliz el abril en el que los deseos de igualdad de la gente común suban por las ventanas de los poderosos, llamen a las puertas de sus conciencias y les dejen sin más palabras que las de pedir perdón.
Feliz el abril de la fraternidad, la que nos une, la que nos multiplica, la que nos hace más, la que construye mundos y derriba tiranos, la ternura de los pueblos, la sonrisa del mundo.
Feliz el abril en que la libertad de la gente en nuestras calles sea más importante que la libertad del dinero en las alcantarillas de un sistema corrupto.
Feliz el abril en el que la claridad del aire deje a la luz la evidencia de que el rey está desnudo y que los prepotentes ya no encuentren lugar donde esconder su desvergüenza.
Feliz el abril en el que la democracia deje de ser la coartada de quienes desprecian a la gente sencilla y llegue a ser lo que en justicia la define: El gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.
Feliz ese abril que aun no ha llegado, que está en el porvenir, porque es el porvenir y hay que traerlo.
Tenemos que ir a por él entre todas y todos porque nos hace falta, como decía Alfonsina Storni del amor, para que acabe al fin esta melancolía que nos corrompe el alma lentamente.
Nos convoca la fecha de una república que fue y de un pasado que nos conmueve, pero más aún se nos convoca por un hoy en el que tenemos que responder al presente que nos humilla y al futuro que nos despoja.
Hoy tenemos que responder ante las generaciones venideras de nuestro compromiso con la libertad, la igualdad y la fraternidad.
Nuestro legado no puede ser el de consentir en silencio, la arbitrariedad y el atropello, nuestro legado debe ser la defensa del derecho a decidir cómo y quién nos gobierna, cómo y quién nos representa.
Y esto es algo que ya no admite demora.
Durante demasiado tiempo hemos tolerado ese símbolo de la desigualdad que es la monarquía.
Una institución cuya cabeza, el rey, está por encima de la ley. Que no ha sido elegido. Que goza de inmunidad en todos sus actos, que no puede ser juzgado ni siquiera investigado haga lo que haga mientras sea rey.
Una capa de silencio cubre cualquier acción por la que se le pudiera reprender. No importa si no declara su patrimonio o si lo acumula en cuentas suizas. No importa que su vida no sea ejemplar
Una institución que carece de utilidad y sin embargo se nos presenta como intocable y perpetuamente inmune.
Tanta inmunidad perpetua no puede ser buena porque termina alojando el abuso y la corrupción.
No, la monarquía no cumple función alguna en democracia y la familia real no es ejemplar. El nivel de los desmanes está superando todos los límites que impone la más elemental decencia. Ya es un secreto a voces: el rey está desnudo.
Y cuando los escándalos de la llamada familia real ya no se pueden ocultar, nos adelantan la propuesta de continuidad en su heredero.
Ya hemos tolerado demasiado a un rey impuesto. No es admisible que la institución monárquica se perpetúe con un heredero que no tiene más mérito que le de haber nacido en tan señalada familia.
Primero designada por el dictador y luego señalada por el fraude y la impostura.
Aquí llegó la hora de acabar con todo esto, de limpiar la casa y de tender al sol la bandera de la decencia política; La bandera de la libertad, la igualdad y la fraternidad.
Es el momento de tomar las riendas, ya no es el momento del debate entre monarquía y república. Ahora es el debate sobre el cómo y el cuándo.
Pronto, sin admitir nuevas excusas ni chantajes, democráticamente, limpia y con alegría llegará la tercera.
Salud y república.

Lola Sanisidro es presidenta del Ateneo Republicano de Puerto Real y militante de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía

Anuncios

Una respuesta a “14 de abril: tendiendo al sol la bandera republicana

  1. ¡A por la Tercera! Precioso discurso Lola.

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s