Víctimas del franquismo, víctimas de segunda

Carlos Perales, de la Asociación para la Memoria Histórica de Cádiz, reflexiona sobre la situación de los Derechos Humanos a las puertas de la celebración del Día de los Derechos Humanos el próximo 10 de diciembre.

A simple vista solo huesos
Desvencijados huesos
Enterrados al borde del camino
Abandonados huesos
No acariciados huesos de un dolor no amortajado.

Pero no son
A simple vista solo huesos
Desvencijados huesos
En el calcio del hueso
Hay una historia
Desesperada historia
Desmadejada historia de terror premeditado

Y habrá que contar
Desenterrar y emparejar
Sacar el hueso al aire
Puro de vivir
Pendiente de abrazo
Despedida de su flor
En el lugar preciso de la cicatriz (Huesos-Pedro Guerra)

A lo largo de estos años de militancia en la recuperación de la Memoria Histórica, he ido reforzando la idea de que la injusticia cometida y que se sigue cometiendo con las víctimas del franquismo, es extraordinariamente cruel. Ni siquiera el más elemental de los Derechos Humanos en una sociedad como la nuestra, de tradición judeo cristiana, el derecho al duelo tras la muerte de un ser querido, tras la correspondiente inhumación, les ha sido respetado a estas víctimas, tratadas siempre como de segunda categoría. Durante la mal llamada guerra, durante la posguerra, durante la transición y, lo más grave aún si cabe, durante la democracia y en la actualidad. Con gobiernos de derechas y de izquierdas: siguen siendo víctimas de segunda. El sitio que la historia le reservaba a Franco era un Nuremberg y la Corte Penal Internacional. De Franco de otros muchos militares y civiles. Víctimas de segunda, porque aún la Iglesia católica no les ha pedido perdón, por asistir impasible ante los miles de fusilamientos, por permanecer callados, cuando no cómplices, ante la masacre que se cometía. Víctimas de segunda porque aún no se les ha dado respuestas a las desapariciones forzadas de los conocidos como niños robados del franquismo. Victimas de segunda porque fue tanta la crueldad, aún no reparada, que en la década de los cincuenta las vacunas contra la poliomielitis les eran negadas a los niños por el simple hecho de pertenecer a familias republicanas. Víctimas de segunda, en fin, por una infinidad de motivos. Porque aún hoy hay decenas de miles de desaparecidos en fosas comunes; porque aún hoy tenemos localizadas, solo en Andalucía, más de 600 fosas comunes sin abrir; porque se condena al único juez que trató de dar amparo a estas víctimas; porque la Ley de Amnistía es preconstitucional y muchos de los delitos no han prescritos; porque aún se justifica lo que fue en términos de Derecho Internacional, un genocidio. Porque es una vergüenza para un país como España que las autoridades no se hayan tomado en serio la reparación integral de las injusticias que se cometieron y se siguen cometiendo.

“Desde el anonimato de las fosas, los republicanos y republicanas; desde nuestros pueblos y ciudades, esperamos con ansia, con una sonrisa republicana de alegría, que por fin se haga justicia”.

Anuncios

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s