El derecho a jugar

Por Candela Torres (Periodista y técnico en cooperación en Jersusalén)

Una amiga en el trabajo en Jerusalén recibe un mail desde Gaza. Le escribe una mujer palestina en inglés, compañera de trabajo, en uno de los días en los que la ofensiva sobre la Franja había sido más dura. Le cuenta que están bien, es decir, que están vivos. Le explica que llevan días encerrados en casa, que no paran de escuchar el amenazador sonido de los aviones del ejército israelí cruzando el espacio aéreo y que intermitentemente perciben el sonido de las explosiones a un lado y a otro de su casa. Le dice que tienen miedo. Que no duermen. Que están aterrorizados. Que su hija pequeña ha empezado a escribir en un diario el día que murió porque un avión lanzó a su casa un cohete. La niña cree que va a morir y quiere dejar testimonio escrito. “Espero que llegue a tus manos si a nosotros nos pasa algo”, concluye el mensaje.

Una se pregunta cómo puede una niña asumir el hecho de la propia muerte. Cómo puede incorporar eso a su vida y seguir jugando. El derecho a jugar. Martha Nussbaum lo recoge en su enfoque de capacidades: “Ser capaces de reír, jugar y disfrutar de actividades de ocio”. Es una de las diez que la autora norteamericana considera que deberían ser aseguradas a cada persona en virtud de su dignidad humana. Dignidad. Existen otras nueve, es cierto, pero quiero detenerme en ésta, en cuya sencillez subyace una de las peores lacras que arrastran los hijos de Gaza, que no son pocos, en un estrecho margen de tierra en el que vive más de un millón de personas y en el que la media por hogar es de seis hijos. Es una población joven, mucho, que tiene inserta la posibilidad de la muerte en sus retinas. Una población a la que, desde que nace, le roban el derecho a jugar. A ser feliz, a construir los cimientos de su futuro sobre tierra firme.

Esta realidad representa, a mi gusto, un destacado problema que afronta Gaza en el medio y en el largo plazo. He leído sobre eso en estos días. He hablado con mujeres palestinas. Sobre los desórdenes psicológicos a los que unos padres (una madre, en la mayor parte de los casos) debe hacer frente superando su propio desorden. Pesadillas, vómitos, comportamientos agresivos y alteraciones en la conformación de la personalidad, del ser humano mismo. El sábado la UNRWA (la agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos) abre de nuevo sus 245 escuelas para los 225.000 estudiantes que acoge en dos turnos. Y empezará a ofrecer herramientas para combatir esta situación, con el apoyo, si es necesario, de otras organizaciones. Yo me pregunto, una vez más, cuáles son las estrategias para combatir esta semilla que se planta desde hace tantos años en la conciencia de los niños. Muchos de ellos han permanecido en estos días encerrados, otros recogieron del suelo los folletos que lanzó el ejército israelí conminándoles a marcharse de su casa a los refugios.

Y mientras su vida pasa, sigue pasando, el partido se sigue jugando en la esfera mundial con una vergonzosa respuesta de la comunidad internacional y una escasez de compromisos por parte del Gobierno de Netanyahu tras el cese de los ataques. Porque el alto al fuego firmado entre las partes el pasado miércoles deja en el aire el bloqueo al que se somete a la Franja de Gaza desde hace cinco años. Deja en el aire el goteo incesante de víctimas que diariamente se cobra un Estado legitimado y que quedan fuera de las cámaras, de las crónicas y de la primera línea de la noticia. Hoy ya ha muerto otro palestino allí y diez han resultado heridos. Los niños en Gaza siguen hoy sin poder jugar tranquilos. Y yo solo me pregunto: ¿Hasta cuándo?

Candela Torres, periodista y trabaja como técnico de cooperación en Jersusalén, va a colaborar con el blog de la APDHA Cádiz ofreciendo su visión de la situación en la zona.

Anuncios

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s