Médicos sin Fronteras denuncia en Cádiz las injerencias en su trabajo

El presidente español de la organización acusa a las intervenciones internacionales en los lugares en conflicto de abandonar a su suerte a grandes bolsas de población civil por motivos políticos. José Antonio Bastos, presidente de la ONG en España dijo ayer en el Foro de Cádiz “Médicos sin Fronteras no es una organización pacifista. Aceptamos que las guerras existen y vamos allí, nos agachamos y trabajamos. No estamos en contra de la fuerza si se utiliza para proteger a la población civil”.

José Antonio Bastos, presidente en España de una de las ONG’s más admiradas del mundo, Médicos sin Fronteras, no estuvo anoche en el Foro Cádiz, organizado por Cajasol, Casino Gaditano y Diario de Cádiz, para hacer una cuestación ni para contar batallitas. Bastos estuvo en Cádiz para realizar una denuncia dramática y nada complaciente, para contar la verdad. Bastos estuvo en Cádiz para decir que cientos de miles de personas que no deberían morir mueren de guerras, hambrunas y enfermedades porque los países de Occidente enfocan lo que ellos llaman ayuda desde sus intereses políticos y económicos. Así de sencillo. El es testigo desde hace más de veinte años trabajando en los peores lugares del mundo, él lo ha visto.

“Yo tengo una visión sesgada del mundo: sólo conozco lo peor. Médicos sin Fronteras nació hace 40 años en la Guerra Fría independiente de la manipulación política. El compromiso era no callar. No sólo somos profesionales de la salud, somos testigos. Y nuestro 40 aniversario no es motivo de orgullo. Somos el molde negativo de la Humanidad. Que crezcamos, y no paramos de crecer, no es una buena noticia para el mundo”, dijo ayer noche Bastos.

Otro de los aspectos denunciado por Bastos es “la politización de la ayuda humanitaria, que acaba siendo parte del conflicto”. Un ejemplo palmario y dramático se produjo en Haití tras la devastación del terremoto, donde el presidente de Médicos Sin Fronteras también estuvo destinado. “Sólo se desembolsó el 10% de la ayuda humanitaria recibida a la espera del resultado de las elecciones, para saber si salía el candidato que deseaban los países donantes. Eso puede estar bien para pintar fachadas, pero no cuando lo que hace falta es agua potable”. Lo mismo sucedió con la población civil del sur de Somalia, cuya restricción de ayuda por encontrarse en la zona equivocada los abocó a una catástrofe alimentaria muy superior a la que hubieran sufrido si se hubiera permitido la llegada de ayuda a esos territorios, o al finalizar la guerra de Angola, donde los habitantes del reducto del bando perdedor afrontaron una situación “apocalíptica”.

Y la guinda a este listado de despropósitos lo protagoniza Estados Unidos, que ha criminalizado la ayuda humanitaria. En el caso de que una ONG norteamericana entregue alimentos a civiles que habiten un lugar considerado como susceptible de dar amparo a terroristas se considerará que ha cometido un crimen federal.

“Es necesario concienciar y movilizar para que estas cosas cambien. No podemos llegar a inmensas bolsas de miles de personas que sufren la hambruna no por la naturaleza de los conflictos, sino por las trabas que nuestra propia sociedad nos pone”. El de Bastos fue uno de los discursos más duros que se han escuchado en el Foro Cádiz, pero con el valor de que salía de boca de un testigo, de un hombre que conoce los estragos de la malnutrición, de un hombre al que se le han muerto demasiados niños devorados por el hambre en sus brazos.

 

Publicado por diariodecadiz.es. Puedes leer la noticia completa aquí.

 

Anuncios

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s